Vacaciones: Recuperar la cultura del descanso

Las vacaciones en las sociedades desarrolladas ocupan cada vez más tiempo, aunque nos parezca una ironía ,cada vez disponemos de más tiempo libre , por el contrario en las sociedades menos desarrolladas el tiempo que se dedica al ocio es menor , ya que en ocasiones lo necesitan para asegurar su propia subsistencia.

Las vacaciones, ese tiempo tan deseado y tan temido... , tiempo de reajuste de horarios en la familia, tiempo de una convivencia más intensa con los hijos, los amigos de los hijos, los primos de los amigos de los hijos..., los que comen fuera, los que se “acoplan en casa”, los que se levantan muy temprano y no dejan dormir, ... los que no se levantan, los que se levantan y queremos que se vuelvan a acostar... .

Las vacaciones, ese tiempo donde el teléfono no para de sonar a horas y deshoras ,para quedar para”desquedar”, y esa factura del teléfono que sube y sube..., y que gracias a Dios se recibe , cuando los “llamantes”, ya se han ido.

Veámoslo en positivo.

La posibilidad de tener más tiempo libre no tiene porqué volverse contra la familia, ni contra nuestros presupuestos.

Es importante recuperar la CULTURA DEL DESCANSO.

El  ocio es encaminar el tiempo a hacer otra actividades distintas a las que hacemos habitualmente para desarrollar nuestros proyectos personales y familiares, para humanizarnos.

Es el momento más adecuado para cultivar nuestras aficiones, para retomar alguna  actividad que nos descanse y divierta.

El descanso en el hombre es distinto del animal, para las personas el descansar no sólo tiene como fin exclusivo el reponer fuerzas ,

El que piense en las vacaciones como una oportunidad única para dormir , no hacer nada o tumbarse al sol en playas llenas de gente, por cierto no con sus mejores galas y a veces carentes de toda vergüenza humana, habrá perdido sus vacaciones, su tiempo y... algunas cosas más.

La idea que actualmente podemos tener de las vacaciones y el ocio como formas de “matar el tiempo”está bastante lejos de la que tenían por ejemplo los griegos, para  quienes estar ociosos era dedicarse a cultivar el espíritu, lo mejor de sí mismos.

Los que vivimos en familia y más en una familia numerosa , deberíamos ir”haciendo ambientillo”, con los hijos de que en las vacaciones se pueden hacer muchas cosas.

RECUPERAR LA CULTURA DEL DESCANSO, es ser más sociables, dedicar más tiempo a los amigos o a aquellos que lo necesitan, dedicar tiempo a la aventura, a la familia , a la casa que es hogar de todos.Uno mejora más, cuanto mejores sean sus amigos.

RECUPERAR LA CULTURA DEL DESCANSO, es vivir en familia y con los amigos un periodo concreto de tiempo como son las vacaciones. Ahí van algunas sugerencias, que habrá que adecuar según las circunstancias de cada familia, teniendo en cuenta que las actividades han de ser variadas para respuesta a los aspectos a desarrollar en cada uno.

*Actividades en la naturaleza:

-Senderismo.

-Excursiones al monte o sitios de interés ecológico.

-Campamentos.

-Acampadas.

-Ayuda a la restauración del entorno.

-Aeromodelismo

-Turismo rural en familia .

*Actividades de bricolaje y restauración.

-Arreglar desperfectos en el hogar.

-Instalar nuevos utensilios o muebles.

-Pintar.

-Realización de maquetas.

*Actividades de solidaridad.

-Convivencias en países extranjeros para ayudar a necesidades varias.

*Actividades de lectura, coleccionismo... .

Es importante que con tiempo tanto los hijos como los padres tengan claro la actividad que quieren elegir en sus vacaciones , con el fin de pedir puntualmente plazas , para realizar las gestiones oportunas.

Estas actividades se suelen organizar en asociaciones familiiares, centros de orientación familiar , asociaciones juveniles, etc,

 

Cristina G. Mata

Asesora y terapeuta familiar

 

Banner
Banner
Banner
Síguenos en Twitter
Comparte en Google+


Tenemos 66 invitados conectado(s)